Crème brûlée

Crema de leche quemada

creme brulee

 

La crème brûlée es una especialidad de la repostería tradicional francesa. Literalmente se traduce como "Crema quemada", y es que una fina capa de azúcar tostada en su superficie le da un punto crujiente que la hace deliciosa.

Se considera que la primera mención de la crème brûlée aparece en Francia, en el libro de cocina Nouveau cuisinier royal et bourgeois de François Massialot, publicado en 1691.

 

Ingredientes

(Para 4 personas)

  • 200 ml de leche entera
  • 250 ml de nata para cocinar
  • 1 vaina de vainilla, el interior, donde está la pulpa de la vainilla
  • 4 yemas de huevo
  • 75 g de azúcar blanquilla
  • 2-3 cucharadas de azúcar moreno

 

Elaboración

Precalienta el horno a 120° C con las resistencias superior e inferior conectadas.

Lleva a ebullición la leche con la nata y la vainilla, apartar del fuego y dejar infusionar la vainilla.

Bate las yemas de huevo con el azúcar para darles una consistencia cremosa, pero no esponjosa.

Cuando la leche con la nata esté atemperada, pasa esta mezcla por un colador para eliminar los restos de vainilla. Incorpora poco a poco las yemas a la leche removiendo un poco para que quede homogénea.

Reparte la crema en cuatro moldes individuales en los que posteriormente se servirá el postre.

Coloca los moldes en una bandeja para horno profunda. Llénala con agua caliente hasta que los moldes estén cubiertos de agua hasta, aproximadamente, dos tercios de su altura.

Cocina las cremas en el horno durante 45 minutos aproximadamente. Después sácalas y déjalas que se enfríen; primero, a temperatura ambiente y, a continuación, en el frigorífico.

En el momento de servir, espolvorea las cremas con el azúcar moreno y carameliza con ayuda de un soplete hasta que adquiera un tono dorado.

 

Comentario

Si no tienes un soplete de cocina, puedes caramelizar la crème brûlée poniendo los recipientes unos instantes bajo el grill caliente, hasta que la superficie se dore.