Técula Mécula

 

Tecula Mécula

 

Técula-Mécula, es un dulce típico de Olivenza, un pueblo de Badajoz.

Se trata de una tarta que tiene un pasado y un presente dignos de ser conocidos. La historia de este dulce nace cuando una anciana, vecina de Olivenza, encontró en 1930, la receta de este dulce en un baúl que había pertenecido a su madre. Su nombre era Técula-Mécula.

Se sabe que es de origen árabe, por los ingredientes que se emplean en la elaboración, y porque su nombre, en ese idioma, significa «para ti-para mí».

La señora que encontró la receta se la dio a la abuela de la actual propietaria, que comenzó a elaborarla. Esta cocinera sólo vendía las tartas a los vecinos y amigos, que se la reclamaban habitualmente. Al observar su éxito, decidió abrir una pastelería en su pueblo, llamada Casa Fuentes, y registró el nombre de dicho postre como Técula-Mécula.

Las generaciones siguientes han seguido haciendo esta tarta, siempre con el mismo éxito de sus antepasados. Sin embargo, su receta sólo se ha hecho pública a medias, ya que muchos datos de la misma siguen siendo un verdadero secreto culinario.

La tarta es redondeada, de unos 20 cm de diámetro, 5 cm de altura y tienen un peso de kilo y medio. La base y el borde es de un hojaldre muy fino, la parte superior está cubierta por una capa de huevo mol (que se elabora con la yema del huevo) de color tostado y encima lleva un baño de azúcar y almendras de tonos blanquecinos. Ésta se adorna con los nombres de «Técula», «Olivenza» o «Casa Fuentes» en chocolate.

Se puede conservar durante 20 o 25 días en el frigorífico, Esta tarta es auténtico placer para los golosos. Si visitas la zona de Olivenza, no dudes en acercarte a degustarla.

 

Ingredientes

(Para 4 personas)

  • 250 g de masa de hojaldre
  • 7 yemas y un huevo entero
  • 500 g de azúcar
  • ¼ l de agua
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 50 g de manteca de cerdo
  • 250 g de almendras molidas
  • 75 g de harina

 

Elaboración

Forramos con la masa de hojaldre un molde redondo con el fondo desmontable si es posible. Deja en el congelador al menos 15-20 minutos para que luego, al cocer, no se bajen los bordes.

Se hace un almíbar a punto de hebra flojo, con el azúcar, al agua y el limón. Dejamos enfriar.

Batir el huevo entero con las 7 yemas. Añadir la harina mezclada con las almendras molidas, luego agregar el almíbar y la manteca de cerdo y mezclar muy bien, hasta conseguir una masa homogénea, pero poco espesa.

Se rellena el molde forrada de hojaldre que sacamos en ese momento del congelador y se cuece en el horno a 180 ºC.

Antes de sacar del horno se debe comprobar la cocción con una aguja, que debe salir limpia al pinchar el centro de la masa.

Dejar enfriar y desmoldar, salpicar con azúcar glas y lista.

 

Presentación

Poner un poquito de huevo hilado o fideos de chocolate.